Liburutegiak Topaleku

Liburutegiak Topaleku

COVID19, bibliotecas y nueva realidad

Fecha de publicación: 

A partir del 16 de marzo, debido a la pandemia causada por el Covid19, las bibliotecas de la Red de Lectura Pública de Euskadi fueron cerrando sus puertas pero no sus servicios. Efectivamente, a pesar de que esta situación nos cogió por sorpresa, desde las bibliotecas fuimos capaces de reaccionar y empezamos a trabajar desde casa volcándonos en los servicios digitales a través de la plataforma eLiburutegia. Quizá, esta situación ha dejado en evidencia algunos puntos débiles de nuestro servicio, pero aún así hemos sabido reaccionar y, a partir de la segunda semana con el hastag #bibliotecasencasa las redes sociales se han llenado de recomendaciones y propuestas de lectura, de películas, de cuentacuentos, de tertulias literarias a través de Internet… demostrando que los servicios que ofrecen las bibliotecas transcienden el espacio físico para llegar allá donde se encuentren nuestro público.

Y casi sin darnos cuenta, ocupados en cómo adecuarnos al teletrabajo y a la organización de nuestros servicios digitales nos ha llegado la noticia de que, en breve, se vuelven a abrir las bibliotecas.

En esta ocasión hemos reaccionado un poco mejor y se ha creado un grupo de trabajo: ”Covid19 y bibliotecas” con el fin de intentar prepararnos para las exigencias que nos traerá la nueva realidad. Participan unas 50 bibliotecas que junto con el personal del Servicio de bibliotecas están reflexionando sobre los pasos que se deben tener en cuenta para adecuar y/o mejorar nuestros servicios ante la inminente reapertura de las bibliotecas.

Una de las primeras preguntas que debemos hacernos es, sin duda alguna ¿cómo llegamos a las personas de nuestra comunidad?

- Sobre las que nos conocen porque vienen a las bibliotecas ¿tengo sus datos para contactar con ellas?

Durante estas largas semanas de confinamiento se han recibido más de 7000 mensajes solicitando claves para utilizar eLiburutegia. De ellos 1200 eran para darse de alta por primera vez en las bibliotecas de la Red, a un alto porcentaje le faltaba el email o no lo tenían activado, un punto importante si pensamos que es la forma de recibir notificaciones o de acceder al al visionado de películas. Y, el resto de mensajes, solicitaban las claves para acceder a eLiburutegia. De ahí que la primera recomendación sea revisar el fichero de socios, no solo porque es vital para los servicios digitales sino, porque también es muy necesario para dar a conocer los servicios presenciales que se organizan en las bibliotecas.

- Sobre las que no nos conocen porque no vienen a las bibliotecas debemos tener en cuenta que podemos llegar a ellas a través de las redes sociales; pero ¿cómo pueden contactar con las bibliotecas? ¿tenemos blog o perfil en redes? ¿encuentran fácilmente nuestro teléfono, nuestro whatssapp, nuestro email?. Es conveniente acceder a nuestras webs o perfiles digitales y ver desde la experiencia de usuario si debemos mejorar la accesibilidad.

Y, después de ver el servicio que se ha dado  durante el confinamiento ¿seguiremos dando altas o mantendremos el contacto con nuestros públicos de a través de Intenet?