Club de los Cuentistas GETXO Kontularien Kluba

Getxoko Liburutegien bloga / Blog de las Bibliotecas de Getxo

Crónica de la sesión del 8 de abril de 2022: el ojo

Fecha de publicación: 

Ocho cuentistas y un buen grupo de escuchantes nos dimos cita en esta sesión de abril.

Tema del día: el ojo

Club de los Cuentistas 8 abril 22

Con parte del público fuera (por las vacaciones de Semana Santa), pero también con recién llegados al Club de los Cuentistas, tuvo lugar la sesión de abril en torno a la imagen de un ojo, que fue el leit motiv de la contada; como se verá, deparó varias sorpresas.

La primera nos llegó de boca de FÉLIX: consiguió hilvanar la obra de Leonardo “La última cena” con “sucedidos varios” de las contadas más recientes, incluyendo un par de patucos… (léase la crónica de marzo, en este mismo blog).

A continuación, IÑIGO se metió hasta el tuétano en la piel de Carlos –“chico bueno”-, relatando su encuentro con Julieta –ojos grises, voz de eterna niña- que no es sino una vampiresa, deseable, letal, escalofriante. En el vídeo de abajo tenéis este cuento, completo.

SERGIO se ciñó a la imagen del dado y, con un texto propio, nos habló de un “esclavo sensorial”, tan vulnerable como poderoso, que experimenta con los placeres de la ciudad antes de volver a su pueblo.

ANABEL R. trajo, como en una muñeca rusa, un cuento poblado de contadores. Así conocimos a Pepe –sin estudios pero muy culto- que nunca termina sus historias, y a Blanca, imaginativa y con un dramón en la maleta.

Con las tablas que sólo da la experiencia, TXEFE dio voz potente y clara a un monólogo tan ácido, brillante, crítico y desgarrado que algunos ya sabemos cuál será nuestro próximo libro: “Inhumanos”, de Philipe Claudel.

MARTA leyó un texto propio sobre los colores tal como los perciben los invidentes, y reconocimos colores con sabor a menta y a limón, colores mullidos, salados, melancólicos, vistos todos “con el corazón”.

ANABEL MURO fue un rato panadera en tiempos de Cristo, alguien que lo dejaría todo para seguirle, pero que no puede perdonar al Mesías que multiplique los panes sin esfuerzo, impuestos ni nóminas, y haciendo dumping.

De postre, NYANGA hizo algo que no es habitual en este espacio, pues nos leyó en completa oscuridad la historia de amor documentada de dos ciegos sudamericanos que rompe esquemas preconcebidos.

En la próxima cita, el 13 de mayo, la imagen de un candado servirá de excusa para que nuestros contadores y contadoras traigan historias mil para un público atento y agradecido.

¡No faltéis!