Club de los Cuentistas

CLUB DE LOS CUENTISTAS / KONTULARIEN KLUBA

Crónica de la sesión del 8 de febrero: "Las máscaras de la tragedia y la comedia"

Fecha de publicación: 

Tragedia y comedia 08-02-2019

Nos juntamos un buen ramillete de contadores y escuchantes en la sesión de febrero del Club de los Cuentistas, dispuestos a disfrutar de una buena contada. El dado había deparado múltiples posibilidades. Y no salió nada mal, no.
Rompió el hielo FÉLIX con una referencia de Charles Chaplin sobre el teatro de la vida, y le siguió MARTA, que se estrenaba en escena, y nos habló de un país gris, donde el color y la alegría estaban prohibidos por el Mariscalito, su repulsivo y odiado gobernante. Pero el ejemplo de unos cómicos y la posterior reacción de los habitantes devolvería la normalidad a su tierra, a la vez que obligaba al dictador a huir.
SERGIO nos contó la historia de Guillermina, una muchacha llegada de Colombia en busca de una vida mejor, que tuvo que dedicarse a la prostitución. Así conoció a Patroclo, con quien inició una relación. Pero él nunca pudo sospechar que animarla a dejar la calle supondría el final de su idilio.
ANABEL R. nos relató el caso real de Miguel, joven vasco que, a fines de los 60, es deportado a un pueblecito albaceteño a consecuencia del primer atentado de ETA. Allí es alojado por una mujer que lo integrará en su familia. Preciosa historia que Rozalén, nieta de la acogedora, canta en "El hijo de la abuela" (click aquí para escuchar la canción completa):

"No sé de dónde vienes,
ni lo que hiciste ayer.
Aquí tienes un techo, un plato en la mesa.
Esta será tu casa, Miguel".

CHRISTIAN, al igual que en la anterior sesión, nos deleitó con un precioso cuento de Salarrué. Su puesta en escena para explicarnos cómo los dioses organizaron el mundo fue digna de los clamorosos aplausos que recibió.
CORINA nos trajo, más que un cuento, una reflexión sobre las dos caras que los rastros de la vida nos van dejando, su parte positiva y la negativa también. En fin, la vida misma.
MIGUEL acudió a un cuento clásico, “Talía, Luna y Sol”, con gran parecido con La Bella Durmiente, entre otros; eso sí, aportó sus propias pinceladas para hacerlo suyo.
JOSEFINA buscó en sus propios recuerdos una tierna conversación con sus niet@s en la que se enfrentaban a una difícil dicotomía: ¿son l@s abuel@s realmente magic@s o simplemente pozos de sabiduría y experiencia? Yo, la verdad, no sé qué es mejor.
El siguiente en salir a la palestra fue IÑIGO, que nos trajo dos pequeños retazos carnavaleros. En el primero, embarcado en un iniciático viaje de juventud, llega a un pueble de luto…… juerguista, porque estaban enterrando a…. la sardina. En el segundo, Paloma y Julio son dos amantes que año tras año reviven su pasión y ocultan sus realidades tras los disfraces en el carnaval de Cádiz.
ANABEL MURO quiso atraparnos (y lo consiguió) con la historia de cinco deliciosos personajes que tejen su amistad sentados en un banco mientras dan rienda suelta a sus sueños: Manuel pesca salmones en el parque, Cristina caza nubes, el cartero atrapa palabras bonitas, el hombre con bigote otea pájaros tropicales y Martín espera al que será su perro.
Y para terminar la sesión, MANUEL nos trajo sus dos últimas creaciones. Así, pudimos conocer la mística entusiasta de un fan del Alba….cete (ay, ese maldito Zaragoza), y lo mucho que se relajan los escrúpulos con el estómago lleno.
Y la reunión concluyó, amena y divertida, casi hora y media después de empezar. Y eso que algunos contadores fueron baja de última hora. Seguro que nos resarcirán en Marzo.

La crónica de hoy ha sido escrita por RÓBER

Las fotos, el montaje fotográfico y el vídeo son de TXEMA G.