Club de los Cuentistas

CLUB DE LOS CUENTISTAS / KONTULARIEN KLUBA

Crónica de la sesión del 11 de octubre de 2019: El ojo de la cerradura

Fecha de publicación: 

En esta sesión disfrutamos de los cuentos de 7 cuentistas, y el tema propuesto por los dados fue "el ojo de la cerradura"

Club de los Cuentistas 11/10/2019

Una noticia buena para el planeta. Hay especies que sobreviven. También los cuentistas. Y cuando el verano se alarga con los colores de octubre los cuentos retornan y se reproducen fértiles.

Breves fueron las tres historias que nos contó ANABEL R. Unos niños dentro del armario de la habitación de sus padres que ven, a través de la cerradura, incluso lo que no quieren ver. En las otras pequeñas historias aparece la cerradura como símbolo de la curiosidad. Tenéis uno de estos microrrelatos en el vídeo de abajo.

El personaje del relato de MIGUEL leía las esquelas en el periódico. Un día comprobó con extrañeza que solo había una. Don Justo fue un muerto que después de pasar dos años en la tumba volvió a casa y se cumplieron las Escrituras.

ROMÁN, con su estilo entrañable y cercano, nos montó en un autobús, el número once, que tiene vida propia y no sigue el itinerario urbano, creando situaciones inimaginables para los pasajeros que cogieron ese día el bus 11. Por supuesto, hubo alusiones al Athletic.

CHRISTIAN nos contó la historia de un hombre que va a una entrevista de trabajo y queda atrapado en la oficina. Menos mal que encuentra un libro y lo lee. El libro le salva de la angustia de la espera, hasta que por fin consigue que vengan a buscarlo. Tenéis esta historia en uno de los vídeos.

El Oriente nos llegó a través de la leyenda que IÑIGO nos narró: No había nada en el mundo, solo diosas caprichosas que comenzaron a crear naturaleza. Pusieron finalmente a una mujer feliz, pero tanta felicidad aburrió a las diosas, que decidieron esconder la felicidad en distintas cajas, para divertirse.

ANABEL MURO: Las cerraduras pueden abrir tesoros; su llave puede abrir la puerta que da una salida al futuro, pero sobre todo despiertan curiosidad. Este es el caso de los dos hermanos gemelos que engordaban y adelgazaban proporcionalmente.

Como siempre, MANUEL cerró este primer ciclo con sus expresivas historietas con carga de profundo mensaje. Uno que no lee cuentos y novelas, solo lee calle. Y en la calle de su barrio los vecinos le nutren de palabras que son el origen de sus historias.

Otro que levita. Desde ahí arriba mira la tierra y sus ocupantes. Solo ve residuos, basura y mierda.

En fin, todo muy apropiado para estos días en que nuestros políticos y gobiernos han declarado de Emergencia ecológica.

Nos vemos en noviembre.

La crónica de hoy la ha redactado TXEFE

Las fotos, el montaje fotográfico y los vídeos son de TXEMA